Para involucrar a jóvenes en las actividades de una organización social sin fines de lucro, se pueden aplicar diversas estrategias. Una de estas, por ejemplo, consiste en extenderles una invitación para que conozcan el trabajo que realiza la organización social, y en esta visita identificar los temas que los motivan. De esta manera se pueden planificar actividades que, en el marco de los objetivos y proyectos de la organización, puedan relacionarse a dichos temas para así despertar su interés y motivar su participación.

Siempre resulta importante definir objetivos específicos que se busca alcanzar con la participación de los jóvenes, para que así se mantengan enfocados e interesados en aportar a la organización. El involucrar a jóvenes en causas sociales incluso les ayuda a valorar su situación familiar y personal, fortaleciendo su sentido de la solidaridad como gran motivador, creando incluso un efecto multiplicador pues es común que los jóvenes organicen su vida social en grupos con intereses afines.

Es importante aclarar que no existe una fórmula única para lograr involucrar a jóvenes en causas sociales, por lo que el proceso es más bien una iteración de ejercicios que se ajustan en base a los resultados que se obtienen. Cada organización debe, en función de su área de trabajo, definir las actividades que coordinarán para atraer jóvenes a colaborar con la entidad.

¿Te resultó útil esta información?

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *