Se conoce como control social al derecho y deber de los ciudadanos quienes, como ejercicio de su derecho de participación ciudadana, controlan el buen manejo de la gestión de lo público. Para ello existe una diversidad de instrumentos con la finalidad de incidir en decisiones sobre las políticas públicas, en todos los niveles de gestión.

Los objetivos del Control Social son:

  • Aumentar capacidad de influencia de la sociedad civil sobre papel regulador del Estado para fortalecer el poder ciudadano.
  • Equilibrar las relaciones de poder, fortaleciendo la democracia participativa.
  • Proponer alternativas para el mejoramiento permanente de la gestión de lo público para contribuir al desarrollo.
  • Prevenir y denunciar actos de corrupción o impunidad que van en detrimento de la calidad de vida de la población.

La Ley Orgánica de Participación Ciudadana y Control Social establece como mecanismos de control social los siguientes:

  • Veedurías Ciudadanas
  • Observatorios
  • Defensorías Comunitarias
  • Comités de Usuarios

Fuente: Consejo de Participación Ciudadana y Control Social

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *