Se define como marketing social a las actividades que desarrolla una persona u organización con el fin de incrementar el nivel de aceptación de una idea o iniciativa social con el objetivo de generar beneficios sociales y fomentar el desarrollo de programas y proyectos en torno a la idea planteada.

Es importante aclarar que en el contexto de una organización social, el marketing social no significa publicidad, sino más bien un conjunto de acciones estratégicas; son las ideas o causas sociales, que buscan mejorar el nivel de aceptación de las iniciativas y proyectos que las organizaciones sociales desarrollan.

Estas acciones se orientan a incrementar la cantidad de personas que conocen y comparten la causa por la que trabaja una organización y/o para incrementar el número de voluntarios, donantes o benefactores para los programas y proyectos de la organización. Estas acciones pueden estar dirigidas para dos grupos de personas:

  • Personas externas a la organización: Los beneficiarios de los proyectos, los aliados estratégicos, los cooperantes.
  • Personas internas de la organización: Los funcionarios de la organización, los directivos,

Una organización social puede aplicar marketing social mediante acciones como las siguientes:

  • Definiendo el grupo de personas (grupo objetivo) al que aspira alcanzar o involucrar a través de sus acciones.
  • Definiendo el resultado que espera conseguir mediante los esfuerzos de marketing que se realizan.
  • Comunicando y difundiendo, a través de medios tradicionales o medios digitales, los beneficios, servicios, resultados y oportunidades para colaborar y donar a la organización.
  • Informando de manera frecuente los resultados que la organización social logra mediante la ejecución de sus proyectos.

En función del tipo de ideas o causas sociales , se pueden clasificar los objetivos del marketing social en:

– Proporcionar información: Informar o enseñar a la población. Ejemplo: Llevar a cabo programas educativos, como campañas de higiene, nutrición, concienciación de los problemas de medio ambiente, etc.

– Estimular acciones beneficiosas para la sociedad: Inducir al mayor número de personas a tomar una acción determinada durante un período de tiempo dado. Ejemplo: Campaña de vacunación, revisiones médicas, donaciones de sangre, etc

– Cambiar comportamientos nocivos: Inducir o ayudar a las personas a cambiar algún aspecto de su comportamiento que pueda beneficiarles. Ejemplo: No drogarse, dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol, mejorar la dieta alimenticia, etc.

– Cambiar los valores de la sociedad: Intentar modificar creencias o valores arraigados en la sociedad. Son las más difíciles de llevar a cabo. Ejemplo: Ideas sobre planificación familiar, eliminación de costumbres ancestrales, incineración de cadáveres, etc.

Fuente: Asociación Red de ONG de Guayaquil (AROG)

¿Te resultó útil esta información?

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *