Twitter es una red social de información a tiempo real utilizada por millones de usuarios diariamente y que permite compartir mensajes cortos de hasta 280 caracteres cada uno. Las organizaciones sociales también pueden utilizar esta herramienta, principalmente como medio de difusión de actividades, causas y contacto directo con seguidores, voluntarios y donantes. A continuación se presentan algunas pautas para el uso estratégico de Twitter para organizaciones de la sociedad civil:

  • Desarrollar conversaciones: Lo importante en Twitter es desarrollar conversaciones con otros usuarios, responder y retuitear mensajes que sean de interés también para la organización. No se trata de simplemente publicar de forma unidireccional mensajes y contenidos, sino también de vincularse con otros usuarios y organizaciones que también utilizan esta red.
  • Seguir a todos quienes sigan la cuenta: La dinámica de Twitter implica que un usuario «sigue» a otro para poder leer los mensajes que publica, y de la misma forma un usuario es «seguido» por otros para también leer lo publicado. Aunque no existe una regla ni obligación de seguir a todos los usuarios que siguen a la cuenta de una organización social, el hacerlo permite involucrarse con otros usuarios y mostrar que detrás de la cuenta hay también personas.
  • Compartir contenidos que aporten valor a los seguidores: En el caso de las organizaciones sociales, quienes siguen a sus cuentas en Twitter son personas que probablemente están interesadas en conocer y estar al tanto de las actividades que hace la organización o de la problemática en la que trabajan. Aunque tampoco existe una regla que obligue a las organizaciones a publicar determinado tipo de contenido, es importante que estas compartan temas relacionados a sus actividades y a la problemática y proyectos que desarrollan.
  • Compartir contenido de diversas fuentes: No solo escribir sobre lo que la organización hace, sino también compartir artículos y noticias relevantes de blogs, periódicos digitales u otras organizaciones que tengan relación con la actividad de la organización.
  • Aprovechar el campo biografía: Twitter permite como parte del perfil de toda cuenta incluir información sobre la cuenta en un campo de biografía y colocar una imagen como fondo y perfil. Estos campos en el caso de las organizaciones pueden aprovecharse para ajustar la cuenta acorde a la imagen institucional de la organización.
  • Limitar la cantidad de mensajes publicados: No existe una regla respecto a la cantidad de mensajes que una organización debe publicar, sin embargo parte de la dinámica de esta red es que los usuarios no esperan recibir tantos mensajes diariamente por parte de una sola cuenta, por lo que limitarlos a 5 ó 6 por día es una medida adecuada.
  • Experimentar, probar y medir: Twitter no tiene reglas específicas sobre cómo usarlo correctamente, de allí que la utilidad que pueda tener debe ser encontrada por cada usuario u organización. Compartir mensajes, invitar a eventos, reclutar seguidores y voluntarios, compartir fotos, son algunos de los usos que las organizaciones pueden hacer de esta red y los resultados que se pueden obtener dependen de cada organización y el interés que se tenga.

Fuente: Fundapi

Califica esta respuesta: 4 (80%)

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *