Un observatorio ciudadano es un mecanismo permanente de control social que permite la interlocución entre la ciudadanía y el Estado. Está constituido por ciudadanos u organizaciones ciudadanas que estén interesados en vigilar y acompañar el cumplimiento de una política pública a través de la realización de diagnósticos, monitoreo y seguimiento.

Los observatorios deberán contar con capacidades técnicas y académicas basadas en los principios de independencia, transparencia, responsabilidad y corresponsabilidad, objetividad y oportunidad.

Los objetivos de un observatorio son:

  • Generar incidencia en el desarrollo y aplicación de la política pública.
  • Promover la participación social y el diálogo ciudadano para acompañar y vigilar las políticas públicas nacionales y locales.
  • Incidir en la política pública para us formulación, fortalecimiento o reorientación y para el mejoramiento de calidad de servicios.
  • Generar redes ciudadanas mediante la participación, el diálogo y la construcción de propuestas que aporten al cumplimiento de políticas públicas.
  • Generar información y propuestas para el análisis e impacto de la política pública o de la falta de ella.

Fuente: Consejo de Participación Ciudadana y Control Social

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *