Al igual que las empresas, las organizaciones sociales pueden manejarse internamente bajo una estructura organizacional que les permita desempeñarse eficientemente, coordinar actividades entre colaboradores y alcanzar los objetivos planteados.

Es importante destacar que se conoce como estructura organizacional al esquema bajo el cual se desenvuelve la organización, de acuerdo con el cual las tareas son divididas, agrupadas, coordinadas y controladas, para el logro de objetivos. En cuanto a tipos de estructura, se pueden mencionar dos principalmente: estructura horizontal y estructura vertical.

  • Estructura horizontal: Se caracteriza por no tener jerarquías, solamente un directivo o directiva y debajo todos los departamentos y colaboradores uno al lado de otro. Las tareas se realizan de forma compartida, la comunicación es horizontal, la toma de decisiones es centralizada y se coordinan muchos equipos y grupos de trabajo. Eliminar la naturaleza jerárquica de la organización pone menos énfasis en el valor del poder y resalta el valor de la colaboración, que equilibra el poder dentro de estas estructuras.
  • Estructura vertical: Se caracteriza por tener una jerarquía que agrupa a colaboradores y áreas bajo mandos directivos. En este tipo de estructura la comunicación fluye de manera vertical, se coordinan pocos equipos o grupos de trabajo que integren a toda la organización, y la toma de decisiones se realiza de manera centralizada. Este tipo de estructura puede ser eficiente porque en última instancia hay un punto de autoridad para tomar decisiones e iniciativas ejecutivas.

Dependiendo de los objetivos y la dinámica de la organización se puede elegir una estructura acorde a las expectativas planteadas.

Fuente: José Rivera

Califica esta respuesta: 3.3 (66.67%)

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *